PostModernissimo (Perugia)

El PostModernissimo reabrió el pasado diciembre dentro de las mismas instalaciones que albergaran al clásico cinema del pueblo, el Modernissimo. Establecida como una empresa cooperativa, este renacer fue posible en gran parte por el apoyo de la comunidad local a través de una campaña de recaudación de fondos y la ayuda de varios accionistas.

Encontramos el PostModernissimo dentro de un laberinto de calles en Perugia, a solo unos cuantos pasos de distancia del centro de la ciudad. Ahí fue donde nos reunimos con 3 de los 4 amantes del cine asociados con la finalidad de rescatar este establecimiento de su incierto futuro: Andrea Mincigrucci, Giacomo Caldarelli e Ivan Frenguelli. En el año 2000 el antiguo Modernissimo cerró sus puertas dejando un vacío cultural en el histórico centro de la ciudad. “Muchas personas estaban diciendo que el Modernissimo tenía que reabrir” relata Andrea Mincigrucci. Después de reunirse con el dueño para presentar su proyecto, los 4 amigos se encontraron de repente con muchas tareas por llevar a cabo: crear dos salas de proyección más para generar mayor rentabilidad, cumplir con las normas de seguridad, así como la adquisición de dos proyectores digitales… necesitaban 400 000€. Establecieron una empresa cooperativa donde cada uno de ellos podría llegar con sus 15 000€ de capital inicial y recibieron un préstamo a través de una compañía regional dedicada al apoyo de jóvenes empresas interesadas en la restructuración de edificios históricos. También decidieron involucrar a todo el pueblo en la rehabilitación con la finalidad de asegurar el éxito del proyecto.

este proyecto nació porque amamos el cine, el cine es nuestra vida. Queremos apoyar proyectos de calidad desde sus inicios hasta conectar a los creadores con sus audiencias de manera directa. Es nuestro pequeño sueño

Una campana de crownfunding fue lanzada a la par del inicio de los trabajos en el edificio en el verano del 2014, con la idea de que la comunidad pudiese comenzar a apoyar el proyecto. Tras realizar una donación monetaria, los participantes recibirían tarjeta de membrecía, bolsas de recuerdo, camisetas y más. Se instauro un espacio temporal dedicado a la recepción y bienvenida del público: “era increíble ver a la gente detenerse un momento solo para decirnos –bien hecho-, y preguntando si todo iba bien”. En pocos meses se logró juntar la suma de 25 000€ y fue paralelamente que crearon una condición de accionista donde cualquier persona podría comprar acciones y convertirse en socio del cine por un monto mínimo de 100€.

Este estado concede el acceso al funcionamiento del cine a través de invitaciones a las asambleas regulares. El grupo de accionistas del cine está compuesto por todos los perfiles: desde estudiantes de preparatoria y universidad, amantes del cine y hasta pensionados.

El renacimiento del lugar se puso en marcha de la mano de la filosofía de buscar una experiencia más allá de la que ofrecen los cines regulares, Giacomo lo explica de esta manera; “puedes visitar nuestro cine y pasar ahí toda la mañana y la tarde sin incluso tener la necesidad de ver un film, se trata más de un espacio social”. Andrea complementa diciendo: “queremos ofrecer contenidos de calidad y no solo películas si no también teatro, literatura y crear eventos de contenidos significativo para nuestra audiencia. Si tengo la necesidad de mirar una película siempre puedo hacerlo en casa, debe tratarse de ofrecer a nuestro público algo más: un evento con el director presente, cafetería, la posibilidad de comer en el bar, pasar un buen rato con los amigos… se trata de un punto de encuentro”.

La línea editorial del PostModernissimo abarca todos los espectros del cine, pues busca romper con las etiquetas impuestas de separación entre el cine de “arte” y las películas “comerciales”. Solo quieren enfocarse en lo esencial: “presentamos buenas películas“ asegura el equipo. La sala principal cuenta con un escenario moldeable con una estructura de madera que se adapta para recibir también artes presenciales como conciertos musicales o teatro. La tercera sala puede acomodar un total de 30 personas y ha sido bautizada con el nombre de “terza sala” en referencia a la tercera página de los periódicos italianos, que es la página cultural. Esta sala está dedicada a películas caseras de arte, documentales, cine de culto y debates, se usa como un espacio más experimental. También sueñan con un cine donde los niños puedan asistir solos, es por eso que exploran alternativas dedicadas a los pequeños proyectando películas animadas cada tarde. El equipo desea proponer proyecciones donde los niños se sientan cómodos y valorados y que de esa manera puedan acudir prescindiendo de sus padres.

La promoción del PostModernissimo se realiza a través de su identidad visual tan peculiar, adaptada alrededor de una tipografía (“postypo”) a partir de tres elementos gráficos de su logotipo (cuadrado, circulo y rectángulo) diseñado por Daniele Pampanelli. Los tres símbolos combinados ofrecen alternativas graficas infinitas y diferentes ilustradores son invitados a colaborar de manera mensual en la creación del programa.

Más allá de las películas, el lugar invita a todas las formas de expresión. “es arte en 360°” dice Giacomo. La galería del cine presenta exhibiciones e instalaciones cambiantes cada 3 meses y el equipo se encuentra ahora planeando la inclusión de una pequeña librería y una tienda especializadas alrededor de la temática del cine.

El PostModernissimo es anfitrión regular de conciertos, proyecciones secretas al aire libre (acondicionan terrazas con películas sorpresa), y reciben festivales locales como el Rabbit Fest (películas animadas), el Festival de Films Sociales o Sagra del Cinema (films de culto y gastronómicos). El cine también ofrece su espacio a diversas campañas de caridad y ofrecen una fiesta anual antes de las vacaciones de verano.

Por encima de todas estas iniciativas, el PostModernissimo busca desarrollar sus actividades de producción. Una parte de lo obtenido en su campaña de crowfunding inicial (3000€) fueron destinados a la producción de un film independiente, Monkeys Apocalypse, dirigida por Romano Scavolini. “este proyecto nació porque amamos el cine, el cine es nuestra vida. Queremos apoyar proyectos de calidad desde sus inicios hasta conectar a los creadores con sus audiencias de manera directa. Es nuestro pequeño sueño” comenta Iván. “Claro, esa es una de las razones que nos llevaron a crear este lugar. Si quieres trabajar en un cine, puedes construir un lugar con una sola meta comercial; pero si construyes un proyecto como el nuestro, terminara también tratándose de apoyar a los nuevos creativos que surjan, porque crees en una nueva generación, en nuevos artistas.” Finaliza Giacomo.

Describiendo a la comunidad como el corazón del Proyecto, el PostModernissimo cree fielmente en nuevas maneras de definir la colectividad. Giacomo concluye “la creación de una nueva sociedad debe darse paso a paso. Pero hay que seguir una misma dirección y se empieza a crear a través de posicionar un ladrillo tras otro.”

Traducido por Daniel Carreto ♥