El Beltrade (Milán)

El Beltrade es una antigua parroquia transformada en una sala de cine de arte con programación independiente a las actividades de la iglesia.

Ubicada en la esquina de la parroquia de Santa MariaBeltrade al noreste de Milán, esta antigua sala de cine se aperturo a través de la misma iglesia en 1940 y presentaban películas populares con una o dos proyecciones a la semana. En 2012, la asociación cultural Barz&Hippotomó las riendas de la administración y, después de unos meses, el número de asistentes paso de 50 a 500 por semana.

Esta transformación fue el fruto de los esfuerzos de Paola y Mónica quienes querían repensar las actividades que se realizaban dentro del recinto. Fue así que decidieron ampliar el espectro de las películas que se presentaban, además de brindarle una plataforma al trabajo independiente en sus versiones originales de los jóvenes cineastas italianos. A lo largo de dicho proceso, el cine pasó de abrir sus puertas de 4 a 7 días de la semana y a ampliar considerablemente el número de películas presentadas. Actualmente entre 5 y 6 películas distintas son proyectadas diariamente, inteligentemente programadas en diferentes horarios para que todo mundo tenga la oportunidad de descubrirlas.

Durante los últimos anos nos hemos dado cuenta que la gente tiene una gran curiosidad por el cine documental, autores jóvenes emergentes y los festivales de cine. Cuando vienen aquí, quieren hablar de los contenidos que acaban de ver y conocer gente que comparta sus mismos intereses; quieren ser parte integral del desarrollo del cine y ver cosas que en ningún otro lugar podrían ver

El Beltrade rápidamente se convirtió en el lugar de reunión de los cinéfilos apasionados de Milán, así como para todo tipo de público, de todas las edades. Durante nuestra visita, Zelia Eleonora Zbogar nos dijo “Durante los últimos anos nos hemos dado cuenta que la gente tiene una gran curiosidad por el cine documental, autores jóvenes emergentes y los festivales de cine. Cuando vienen aquí, quieren hablar de los contenidos que acaban de ver y conocer gente que comparta sus mismos intereses; quieren ser parte integral del desarrollo del cine y ver cosas que en ningún otro lugar podrían ver”. Esta curiosidad está apoyada por numerosos festivales (Collateral, 30h30 Guardia, Festival di AfricaAmerica Latina) así como las noches “happyhour”, donde los asistentes pueden tomar un trago y comer algo antes de mirar el film, el cual pudiera ser presentado también por el director.

Se les brinda atención particular a los pequeños y se han creado varias actividades como la noche de maratón – donde la meta es mirar todas las películas que te sea posible en un solo día, des de las 11am hasta las 2am – “mientrasmás películas veas, menos pagaras por cada una de ellas” explica Zelia. Después de cada sesión cinematográfica la audiencia es invitada a calificar la película, así, son seleccionadas las películas que se volverán a presentar la noche de apertura después del verano. Sin embargo los espectadores pueden votar a lo largo de todo el ano por sus películas favoritas para que sean presentadas de nuevo, a esta modalidad de cine a la carta la llaman CINEMaRICHIESTA y un correo electrónico es enviado a cada uno de los votantes para que puedan asistir y ver la películaque seleccionaron. Algunas clases especializadas también son dadas en el lugar, en colaboración con la Escuela de Cine de Milán, las cuales están regularmente abiertas a todo el público.

La popularidad de este cine se debe a las redes sociales a un pequeño periódico que anuncia las noticias más interesantes del lugar, y es este mismo, quien incluso se encarga de brindar descuentos a los asistentes a través de distintas actividades. El Beltrade también colabora organizando eventos con otras empresas de la zona como bares o tiendas, tal como el ultimo evento con la temática del ciclismo como protagonista, donde hubo talleres, proyecciones, happyhour y música.

Este cine ofrece actividades másallá de las clásicas proyecciones cinematográficas, una cafetería administrada por la iglesia, está abierta todas las tardes para los visitantes, cuentan con una amplia colección de DVDs y también reciben exposiciones fotográficas relacionadas a las proyecciones presentadas de manera trimestral.

El Beltrade ha sufrido una transformación radical apostando a la curiosidad de la audiencia y la amplia gama de sus actividades, creándose la fama de ser un sitio imperdible si de cultura y vida social se habla.

Traducido por Daniel Carreto ♥